viernes, 23 de julio de 2010

Ayer

La tormenta se acerca,
los relámpagos culebrean tras de mi
en negras nubes que gestan la tempestad.

Por las calles vacías
el viento arrastra el olor a lluvia 
y la noche cae, más fría y oscura a cada paso.

Camino sin prisa
en los aledaños del temporal
disfrutando de la ciudad solitaria.

Regreso a casa y,
cobijado en el portal,
hecho un ultimo vistazo.

Huele a repiqueteo de lluvia al dormir,
a noches frescas de verano;
huele a expectación,
huele a mi infancia.

7 comentarios:

  1. Bonito.
    Entiendo y sé a que te refieres.
    Me pierdo en divagaciones al leerlo...
    ¿Te acuerdas de cómo surge la vaca forense?
    :)

    ResponderEliminar
  2. Anónimo es un gran fan mio ¬¬¡

    ResponderEliminar

Contribuye a que siga teniendo ganas de postear... ¡comenta!